Viviendo con ceguera

Para aquellos amigos que sí ven:

Experiencias, pensamientos, consejos y trucos para compartir con la comunidad con discapacidad visual.


Escribir siempre me ha gustado, me invita y provoca aún más cuando se trata de compartir mi singularidad. Este blog se lo dedico a aquellos amigos y personas que hacen la excepción en nuestra sociedad y se atreven a ver de una manera distinta la discapacidad visual.

En la entrada anterior compartí un poco de estos falsos conceptos que se crean alrededor de la ausencia de la vista.  Como por ejemplo, la falsa idea de que no podemos disfrutar el arte por ser “visual”. Ahora, dedico estas letras a aquellos que ven más allá del no ver.

Les comparto un poco de mi experiencia, siempre fui una chica que creció en un entorno en donde la mayoría de veces, yo era la única que vivía con discapacidad visual. Mis compañeros, amigos, hermanos, padres, maestros de todo tipo sí veían y estaba bien. Claro que siempre hubo personas que me cuestionaban mis capacidades, pero el otro lado de la moneda pinta que, a lo largo de la vida he tenido personas que hasta se les olvida que no veo. Cuando digo que se les olvida, hago la referencia con un gusto enorme y un alivio, ya que esto permitió y permite que las relaciones con estas personas se formen desde la posibilidad, desde la persona que soy, desde lo distinto.

El alivio de ser reconocida por aquello que va más allá del no ver. Por ejemplo, mi personalidad, mi gusto por salir, lo alegre o divertida que puedo ser, mis gustos, etc. Por otro lado, uno de los momentos que más valoro y disfruto en las personas que me rodean es cuando se permiten compartir sus ojos conmigo. Es una frase muy peculiar decir “compartir sus ojos”, pero para mí es la mejor manera de expresar en palabras el lindo gesto de describir el mundo. Escribo esta línea y recuerdo a una de mis muy buenas y mejores amigas, una persona que me conoció sin un trasfondo, sin saber mi historia y desde la primera vez fue genial porque nos permitió crear un lazo muy cercano entre ambas y precisamente la recuerdo porque su forma de describirme el mundo es muy objetiva y detallada. Por ejemplo, es a quien le pido la descripción de personas, obras de arte, paisajes, etc. También, es fascinante que cada quien tenga su manera tan singular de describir aquello visual. Ni siquiera entre los miembros de mi familia puedo decir que lo hacen igual o similar.

Desde que perdí la vista he creído que esto de recibir un audio descripción de algo por parte de alguien es una ventaja enorme, me lo pienso como una oportunidad para ver con varios pares de ojos, tener opiniones distintas aparte de la mía. Me agrada poder compartir esto, ya que son estos momentos, gestos y personas que hacen del mundo algo más accesible, más divertido y sin duda, vivible.

Similar posts